05 junio 2016

Daños colaterales

Julieta. Lindo nombre, cargando la historia trágica de Shakespeare. El amor imposible y el suicidio.
Julieta ¿Por qué te suicidaste? ¿Por qué dejaste a la gente en este mundo sufriendo tu pérdida? ¿Qué pasó por tu cabeza en ese momento? ¿Qué nadie te quería? ¿Qué estarías mejor muerta? ¿Qué nadie sufriría? 
Si después de la muerte hay vida, te contaría que dejaste a una persona muy cercana a mi mal, tan mal que hasta yo estoy mal por tu partida ¿Sabes que te amaba? ¿Sabes que esperaba tú cumpleaños 13 de mayo para decírtelo? y tú decidiste 10 días antes irte, no aguantaste más... Quizás si, tu vida hasta esos 17 años había sido pésima, terrible, pero tenías sólo 17, ya estabas a punto de cumplir la edad legal, irte de tú casa, crear tu propia vida... Estaba él para ti, porque no lo dejaste que te ayudara... 
Sabes que dos semanas después de que decidieras partir su madre también se fue, no lo aguantó Julieta, estaba tan mal, tú la conociste más, yo solo la vi un día antes de su muerte, de verdad que estaba sufriendo. Ella dijo que si hubiese estado bien de salud le hubiese gustado ayudarte, pero no podía, el cáncer no la dejaba hacer mucho. Sabes ahí tenías dos personas interesadas en ti, no estabas sola Julieta.
¿Sabes cuál es mi conexión con el? Probablemente no, no era alguien trascendental en su vida, ni ahora lo soy... bueno lo conocí en la universidad. Simpático presidente del centro de estudiantes de la carrera. Nos hicimos amigos, palos iban palos venían, pero yo estaba pololeando y la verdad, a pesar de que algo me interesaba, nunca se cruzó la línea. Me encantaba contarle mis cosas y tener la perspectiva de él, pues es muy maduro y muy inteligente, siempre tenía algo que decir. El te conoció y se veía tan feliz. yo por mi parte volví a quedar soltera y el estuvo ahí para apoyarme, quedé destruida, llegaba a clases y lloraba, todo iba mal para mi y el me hablaba para saber como estaba, a pesar de que no le contestaba, a pesar de que tenía que lidiar con tu depresión, a pesar de que tenía que lidiar con el cáncer de su madre... a pesar de eso estaba ahí. Así que cuando me habla la mañana del 4 mayo y me dice que habías decidido irte de este mundo, el alma se me cayó a los pies, no te conocí, pero las lágrimas no paraban de correr por mis mejillas, como si hubiese perdido a alguien importante para mi, no sabía que desde ese momento sería un daño colateral de tu decisión. Estuve ahí lo apoyé, estuve en tu funeral, lloré, sentía en el alma lo que estaba pasando... Me quedé a su lado, así como el estuvo conmigo en mis momentos malos.YO DECIDÍ quedarme a su lado, las cosas se confundieron y bueno a la semana teníamos un tipo de relación sentimental, no vayas a pensar que no te quería, por supuesto que si, de hecho aún te ama y lo hará por siempre. Yo caí en la necesidad de preocuparme de los problemas de otro en vez de los míos, me gusta ser ayuda a alguien y no ser la carga, de paso me sentía muy bien a su lado, tenía mucho cariño que entregar y el necesitaba cariño para seguir... podía soportar muy bien que hablara de ti, porque a pesar de extrañarte podíamos estar juntos y reír, intentar seguir vivo. Pasó esa semana de felicidad y de te quieros... muere su mamá... es desgarrador ver como alguien llora al recordar a su madre, nunca he sufrido pérdidas grades en mi vida, así que no se que se debe sentir, no sé como puede dormir por las noches. Luego de eso todo cambió, podía soportar un poco tu partida, pero que desaparecieran dos personas que en parte eran la base de su vida lo derrumbó y yo no era suficiente para ayudarlo a estar en pie, nunca nadie en el mundo podría remplazar a una madre. Intenté ser su pilar, pero me estaba frustrando, no sabía como ayudarlo, no podía ayudarlo, me angustiaba verlo mal y no poder hacer nada por él. Intentando distraerlo lo llevé a un café, no lo soportó, te veía, te veía a ti, no a mi, no puede hacer cosas nuevas pensando que tú no podrás hacerlas, me frustré, mientras caminábamos solo hablaba de ti, colapse y le dije que dejara de pensar en ti, se exalto, me dijo que no podía que era lo único que le quedaba de ti, lo cual si es verdad, me dijo al final si no te gusta te vas, lo miré con los ojos aguados y le dije, lo sé, pero yo decidí estar aquí. Soy una maldita masoquista. Se calmó, me dijo que lo sentía que no estaba bien y que no podía controlar sus emociones. Ese mismo día más tarde decidimos dejar la relación sentimental atrás, el necesita tiempo para sanar estas heridas. Yo, soy cabeza dura y testaruda, no quiero alejarme, simplemente no puedo. No, si puedo, pero no quiero. 
¿Por qué Julieta? Si tú no hubieses sido tan valientemente cobarde para suicidarte, yo no hubiese entrado en su vida de esa forma. Antes no era nuestro momento, ahora menos, pero ya involucramos sentimientos, ya está destinado a fracasar. 
Julieta, si tan solo pudiera hacer algo por el, devolvería el tiempo y te traería a la vida, te diría que no te fuera, te diría que tenías al mejor idiota de todos a tú lado y que te ama mucho, más de lo que pensaste que alguien podría quererte, que te dejaras envolver por esos sentimientos desconocidos y de los cuales tuviste tanta carencia por 17 años... Julieta, soy egoísta, te traería a la vida para hacerlo feliz y para yo dejar de ser el daño colateral de tus decisiones, para yo dejar de sentirme tan triste y tan en segundo lugar, como siempre lo he sentido.
Julieta, mi vida no ha sido dura como la tuya, pero no sé como vivirla.
Julieta, a veces pienso en seguir tus pasos, 
Julieta, no se le puede ganar a los muertos, es una batalla imposible, no sé para qué sigo luchando.

No hay comentarios.: