08 octubre 2013

Sabes...

Hace días que no escribía, debía darme una razón a mi misma para hacerlo, la verdad, siempre encuentro de que escribir, pero hace unas semanas mi vida se ha vuelto demasiado plana y sin mucho que contar, la verdad si no hablo de mi, no tengo mucho que decir y eso me apena. Mi hermana conoce lo rara e imaginativa que soy y me dice que sería una muy buena escritora, si supiera que tengo un blog en donde escribo cosas que ni ellos como familia saben que me pasa, quizás, no le gustaría la idea de que escribiera.Me gustaría tener tanta imaginación como ella cree, de verdad desearía crear una historia digna de leer, pero sé que no tengo tanta capacidad para ello, lo único en lo que pienso es en mi y en como me siento, suelo soñar despierta todo el día, me imagino demasiadas situaciones muy particulares, casi todas son rodeadas en el mismo circulo de personas y van ligadas a un tema muy importante en mi vida, pero son cosas demasiado estúpidas, que me gustaría, quizás, que sucedieran, pero no.


Hoy fue un gran día, si me digo a mi misma que soy una estúpida por alegrarme por cosas tan pequeñas como esas, pero si, me alegran y bastante, tanto así que me dejan yendo a mi casa con una cara de boba imposible de sacar.


Bueno Martes ocho de octubre, perdí mi celular, si fue una estupidez en cuestión de segundos, se quedó en el baño me dijo quien lo encontró, pero cuando con la Gine y el Marco llamábamos, les cortaban y en un momento lo apagaron, yo creo que les entro el cargo de conciencia y lo devolvieron a donde estaba, pues es un modelo viejo y no tiene nada de especial, me alegro por eso, pues no quería enfrentarme al rey demonio y su poder de matarme con palabras por haber perdido el aparato, así que aunque quisiera uno nuevo, me alegro de que volviera a mis manos.


Luego de eso estuvimos en el cuarto piso los tres conversando, estudiando, escuchando música, algo agradable para pasar la ventana antes de la prueba. La prueba fue fácil, pero no me quiero confiar, en una de esas por ningunear tanto la prueba, tendré la peor calificación de todas.
Al salir caminamos al metro.... fui feliz.


Como veo y pueden ver los que leen, si es que eso ocurre, mi vida no tiene nada de emocionante ni interesante, no sé como darle matices al día a día, quiero hacer muchas cosas, pero siempre termino en mi habitación viendo anime o leyendo algún libro, no tengo remedio, si sigo así, nunca haré amigos... quiero a los que tengo, pero como todos están en pareja cada día me siento más sola, odio la soledad... me da miedo.


"Sabes, suelen decir que no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos, pero la verdad es que yo me doy cuenta del valor que tienen las cosas cuando las vuelvo a encontrar".

No hay comentarios.: