26 agosto 2013

Fin de semana Kawaii


Después de la toma desastrosa de ramos mi mejor amiga Nao me dijo que teníamos que carretear si o si el sábado, la verdad no tenía muchas ganas y mucho menos dinero, pero ella me dijo que tranquila y me depositó cinco mil pesos para viajar, así que no había excusa. Llegué a Rancagua a eso de las 9 de la noche y me fui directo al mall a buscar a mi amiga a su trabajo, así luego pasar al súper y comprar cositas para picar, llegamos a su casa y la rato partió el mambo, debo decir que la pasé maravillosamente bien, creo que estas amistades en Rancagua son de las buenas, a pesar de todo lo malo que pasó en su momento, pudimos madurar y dejar todo el pasado atrás, crecer juntos. Me siento vieja al pensar que antes las juntas eran en la tarde a ensayar o ir al cobrecol, ahora nos juntamos para embriagarnos, jajaja como pasa el tiempo, como hemos crecido.



Ayer al llegar a Santiago dije:  "No Diandra no dormirás, mañana tienes clases temprano y si te duermes ahora, mañana no podrás dormir". Fallé rotundamente, me dormí a eso de 3 de la tarde y desperté casi a las 10 de la noche, baje a la cocina pues me había dado hambre y la Paula me pidió si podía cocinar, así que hice ravioles con salsa, comí y me fui a dormir. En la noche no podía dormir, me fue imposible hasta más o menos las 5 de la madrugada, sonó la alarma a las 6:30 de la mañana y yo no la oí, de hecho estaba soñando, fue un sueño un tanto extraño, mi subconsciente me muestra mi realidad una y otra vez, todo era felicidad y de un segundo a otro todo se fue al carajo, maldito sueño, por lo menos no resistí el sentirme tan mal soñando así que desperté a eso de la 11 y me percaté de que me había quedado dormida.

Me levante, pues el Javier me mandó un Whatsapp, preguntando si iría, la verdad quería verlo un rato, así que fui a la U, ahí compramos sushi y una croqueta para almorzar, llegó la Gine y nos fuimos a clases de Bioquímica celular, el profesor es súper simpático y su forma de explicar es mucho mejor que la de mi profesor del año pasado, así que quedé contenta con la clase.

La verdad no fue un día espectacular ni nada, pero fue bueno pues me alegré de ver a mis amigos.

Sean felices, porque  la vida siempre nos da una segunda oportunidad para todo y estamos donde debemos estar en este momento, quizás no lo estés pasando bien, pero luego de esa fea tormenta saldrá un hermoso sol, sólo debes ser paciente y tener mucha fuerza.

No hay comentarios.: